Violeta

de Atahualpa Yupanqui

Ya no le cabían en la cabeza

los pájaros azules.

Así fue que un mediodía

de extraña luminosidad

les abrió un trágico orificio

de escapada

y los pájaros azules

se fueron

pero le llevaron la vida.