Paula Quevedo

El otoño de 1988 le dio la bienvenida. Pequeña, como su nombre lo describe, Paula nació en Reconquista, perla del norte de la provincia de Santa Fe, un 18 de mayo. 
Las palabras la atravesaron desde adolescente, manera de intentar elaborar su historia en un comienzo, y su recurso de trabajo desde hace 7 años, que ejerce como psicóloga. 
Los fenómenos de la naturaleza la atrapan; prefiere la montaña. Encontró tintes en la música y la respiración consciente como modos de existir. 

Fin de la obra

 

Fin de la obra

Jornada veraniega
de esas que aún el sol no afecta.
Escenario de un acto de comedia italiana.
Fatal catrasca
la de aquel arlequín
yacer sobre la resolana
que sin permiso,

comenzó por consumir su máscara

y siguió derritiendo sus cuadros.
Polvo de colores
que estrujó su corazón.

Óptica

Fin de la obra

Jornada veraniega
de esas que aún el sol no afecta.
Escenario de un acto de comedia italiana.
Fatal catrasca
la de aquel arlequín
yacer sobre la resolana
que sin permiso,

comenzó por consumir su máscara

y siguió derritiendo sus cuadros.
Polvo de colores
que estrujó su corazón.

Primeras horas

Las primeras horas de la mañana

saben como el gajo

de aquella dulce y jugosa naranja.

Si te miro

sos un intenso resplador

blanco reflejo

que obnubila mis pupilas.

La noche se asoma

Te asomás como quien

espía tímido y en silencio a quien ama.

Bajo este retraso de cielo

el naranja me pesa

y en mis huesos la noche se asoma.