Pablo Rodriguez

Pablo Rodriguez es periodista. Nació en Santa Fe Capital el 12 de julio de 1985. Luego de vivir en varias localidades del departamento General López, se instaló en Venado Tuerto en el 2007 y reside allí desde entonces.

Estudió Periodismo en el Instituto Dante Alighieri e hizo el postítulo en la Universidad Nacional de Rosario. Actualmente se encuentra con su tesis en corrección para recibirse de Licenciado.

Sus primeros pasos en el periodismo los dio en el ex Diario La Guia en el 2009, para luego en el 2010 dedicarse a la comunicación institucional hasta noviembre del 2016. Desde entonces trabaja en forma independiente y escribe para El Litoral de Santa Fe, Mirador Provincial de Clarín, Venado 24, entre otros medios.

Liberiano

La astilla de ese ojo entró en la rama,

Buscó asilo bajo sus párpados,

dándole a la savia el empujón que necesitaba

para saltar al vacío y explotar contra el piso

talando en un suspiro ese verde cielo.

Con la cabeza tupida y los brazos en jarra

Suspiró profundo y resistió el estallido

La mirada borrosa y la espalda curva

Abrió sus brazos, me enredó entre sus hojas,

acarició con sus palabras mis venas dormidas.

Su cuerpo marrón hoy pernocta conmigo

es testigo de viajes de insomnio, de vidas pasadas

de respiraciones en las noches

Los domingos cerrado

Los chicos toman drogas,

las chicas toman drogas,

mi vieja toma drogas porque no puede dormir.

Yo no sé lo que tomo, salvo, malas decisiones que a veces me hacen tomar drogas.

Ahora resulta que yo también tomo y antes decía que no tomaba.

Tomo para no enamorarme como en la canción

Las drogas sos vos

las drogas soy yo

Tu silencio me vuelve transa.

Chichén Itzá

Tuve que googlear,

me picaban las orejas de tanto escucharlo.

El concepto de la serpiente emplumada,

un fenómeno que se da una vez cada tanto.

El sol perpendicular al Ecuador

Me recuerda a las etiquetas de las bananas cuando era chico,

las alergias,

los cambios de lugar en el ropero,

embolsar las bermudas y los soquetes.

Me pica la nariz

Estornudo y me da vergüenza

tampoco aprendí a soplarme los mocos en público.

Antes del equinoccio iba a hablar de los átomos

de las odas con las moléculas

y la mala relación entre células.

El día dura igual que la noche

pero solo una vez.

Es lunes

me acuerdo que tengo que viajar y cargar combustible.

La nafta volvió a subir.