Melisa Magrini

Nació en 1987 en Totoras, donde aún vive. Se graduó en Ciencias Económicas y hoy trabaja en ese campo. Desde muy chica siente una fuerte conexión con la palabra escrita y mucha curiosidad por explorarla.

 

Se giró al escuchar el grito. Estupefacto, permaneció inmóvil durante tres eternos instantes.  

Allá afuera, en ese mismo lapso, más de trescientas aves se alzaron en vuelo por los cielos de la abarrotada ciudad para nunca más volver. Una joven se arrojó del balcón. Un niño descubrió que su madre le había mentido. Una acacia amarilla se secó. Nueve parejas de enamorados se dijeron adiós por mensajes de texto.  

Esteban, con la fuerte convicción de que su mundo tal como lo conocía hasta entonces también se había acabado, dio el primer paso en dirección a la salita desde donde provenía el llanto desgarrador del recién nacido.

De aquel encuentro con la tarotista conservo la imagen nítida de una carta en posición invertida, la de la figura de la luna; y el exacto momento en que la mujer interrumpe la tirada para preguntarme:

“¿Sabés cómo romper un hechizo?”

Es posible que mi evidente desorientación le sirviera como respuesta, porque enseguida comenzó a pronunciar esas malditas palabras en latín que aún resuenan en mi memoria.

Desde entonces, sólo vivo para volverla a encontrar.