Florencia Cualquiera

Florencia nació el 11 de Septiembre de 1990 en Goya, Corrientes. Empezó a escribir a los siete años y desde entonces va hacia donde la palabra la lleve.

las palabras

no hacen el amor

hacen la ausencia

 

Alejandra Pizarnik

 

 

Van rodeándolo,

cubriéndolo,

introducen un pensamiento insostenible,

una idea bonita

que nunca es ese objeto oscuro

que nunca es la boca sedienta,

ni la cifra impar.

Chorrean, se arrastran

aúllan pero sólo es partida,

sólo es la huella

Creo en el té de limón,

en el cruce de las calles,

en la humedad del cabello.

Más que nada creo en las puertas que rechinan,

en los párpados caídos,

en la culpabilidad de los santos.

Creo, y esto te lo digo,

en la espera de la lluvia,

en el pan caliente,

en el precio de la carne.

A veces, también creo en la libertad

en la frase bien hecha,

en la impotencia de mi padre.

Creo en tu lealtad, no en la mía,

en la verdad de los locos,

en las cuatro comidas.

Pero creo, sobre todo,

en el desperdicio de mi propio tiempo,

y  que cada creencia,

en tus manos,

está a punto de cambiar.

Flor, Floripondio, Florentina

en su boca mi nombre renace,

como todas las cosas

que llama a su manera

como todos los cuartos

que ocupa su ingenio

como la vida misma

que rehace a su antojo.

 

Él todo todo lo traga

sin miramientos

el pájaro, el cuaderno

¡hasta el insulto!, mira lo que te digo.

 

Sólo rehúsa

a la píldora sospechosa

con que apagan las ideas

que marchan a un ritmo de semifusa,

de aleteo de colibrí

 

A veces entristezco

al recordar

que en el infinito que él inventa

algunos sólo pueden ver

a un loco que me nombra.